jueves, 24 de septiembre de 2009

Venciendo al diablo

No importa cómo llegaste al Señor, lo importante es cómo vas a terminar pues la obra que empezó en tí la va a terminar.

Lo que hoy recibes de parte del Señor no es más que lo que él tiene preparado para este día para qué seas transformado pues sólo su palabra transformará nuestro ser para que toda tiniebla desaparezca en ti y puedas disfrutar del reino de Dios al que tu ya perteneces por medio de Jesucristo que te salvó.

Si, ya somos salvos, pero en muchas áreas de nuestra alma aún estamos cautivos y sólo la palabra de Dios puede sacarnos de esas tinieblas de cárceles, de ceguera, de sordera espiritual, opresión espiritual y natural, enfermedades y quebrantos del alma porque para eso apareció Jesucristo. Él es el ungido, el enviado para salvarnos, sanarnos, liberarnos y prosperarnos tal y como lo dice Lucas 4.18.

Qué pasa entonces con la vida del hijo de Dios que unas veces está en la cima con el y otras veces arrastrado y comiendo polvo con el diablo?

Hoy vamos a descubrir a Satanás y sus planes de calamidad en contra de la iglesia de Dios.

Vamos a declarar Palabra de Dios para que salga huyendo y nos deje en paz. Profetiza sobre lo que te angustia hoy que hasta aquí llegó la cautividad de tu alma porque Dios tiene planes de bienestar para ti y darte el fin que esperas.

Hoy entendemos y queda descubierto el plan de opresión del enemigo, lo anulamos y cancelamos en el nombre de Jesús.

Ahora nos declaramos libres y nos levantamos a cumplir el propósito de Dios para el cual hemos sido llamados y poder adorar a nuestro Dios en espíritu y verdad.

En Isaías 7:5-6 vemos muy claro el plan de maligno contra la iglesia de Señor (Judá) para atemorizarla, romper su alma en pedazos y repartirla. Luego poner a Tabeel, que significa bueno para nada, y hacerte sentir ineficiente, inútil, para que no puedas levantarte y caminar en tu propósito con tu familia, la iglesia, el trabajo o negocio o tu comunidad y te sientas con el alma partida por algo que mandó que te hicieran, con el corazón hecho pedazos como decimos y así es, frustrado y asustado, afligido y temeroso.

Pero escucha, así dice el Señor: no subsistirá. No será. Es el tiempo que todo plan maligno contra sus hijos se ha destruido. No te olvides dice el Señor que una Palabra Mía es suficiente para derrotar a tu adversario. Declarala!

Tú perteneces al Reino de la Luz y toda invasión de las tinieblas a tu alma yo la hecho fuera para qué seas libre y adorador de mi Nombre. Jesús bajó a las profundidades de la tierra tres días y llevó cautiva la cautividad. Hoy declaramos que todo aquello que hasta hoy había tenido cautiva tu alma lo llevamos a la cautividad de Cristo entonces tu boca se llenará de risa, tus labios de alabanza y dirás: Grandes cosas ha hecho Jehová, estemos alegres!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario